Noticias

Estrategia conjunta del Cono Sur para abordar el embarazo adolescente

12 Mayo 2017

ASUNCIÓN, Paraguay - Dos tercios de los nacimientos de hijos de madres adolescentes (15 a 19 años) de América Latina y el Caribe ocurren en los países del Cono Sur: La tasa de fecundidad adolescente (15-19 años) de nuestra región, con un valor de 73,2, prácticamente duplica los niveles del resto de las regiones, y sólo es superada por África. Estas evidencias, que forman parte del Reporte sobre Fecundidad y Embarazo Adolescente en el Cono Sur: Apuntes para una agenda común, constituyen la base para la tarea que se lleva a cabo nivel de la subregión y que tiene por finalidad abordar de manera coordinada e integral esta problemática.

Paraguay es el segundo país del Cono Sur con más embarazos en adolescentes y a esto se suma que en el país las adolescentes tienen embarazos siendo cada vez más jóvenes. Por eso no es casual que sea sede del lanzamiento del Marco Estratégico Regional de Prevención del Embarazo Adolescente No Intencional, que suscribirán los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, el próximo 6 de junio. En este proceso, fruto de casi tres años de trabajo, el Fondo de Población de las Naciones Unidas ha colaborado con asistencia técnica, articulación, abogacía y promoción del diálogo político para que los países avancen juntos en la prevención del embarazo adolescente.

Anunciando este encuentro regional, los ministros de Educación, Enrique Riera; de la Niñez y Adolescencia, Ricardo González; de Salud Pública, Antonio Barrios; de Justicia, Ever Martínez; la ministra de la Corte Suprema de Justicia, Alicia Pucheta, y la Representante Auxiliar del UNFPA, Rocío Galiano, conformaron oficialmente la mesa de trabajo que dará seguimiento a esta tarea multisectorial. “A diario, se registran dos partos en niñas y adolescentes entre 10 y 14 años: hablamos de casi 700 bebés al año hijos de niñas madre. De 100 nacimientos en mujeres paraguayas: 20 son de adolescentes de entre 15 a 19 años; 1 tiene menos de 15 años”, señaló el Ministro de Educación, cuya cartera junto a la Salud Pública vienen liderando este proceso.

Para Paraguay es una problemática más que relevante, ya que compromete el bono demográfico como oportunidad. “Este desafío que enfrentan 40.700 personas al año, si sumamos a las niñas madres y a sus hijos, es un reto que nos convoca a tomar medidas urgentes, a articular esfuerzos y a realizar acciones mancomunadas”, sostuvo la Representante Auxiliar del UNFPA, durante el encuentro con la prensa.

La situación de pobreza duplica el riesgo de embarazo adolescente. En tanto que las diferencias económicas, étnicas, sociales y educativas aumentan la posibilidad de embarazo. De allí que sólo un esfuerzo conjunto de todas las partes involucradas hará factible avanzar en la prevención de los embarazos adolescentes no intencionales.

Texto y fotografías: UNFPA/Paraguay/Carolina Ravera Castro.