Noticias

Embarazo, parto y lactancia en tiempos de COVID-19: medidas y precauciones

12 Mayo 2020

La enfermedad del COVID-19 ha paralizado al mundo en las últimas semanas y todos quienes pueden están resguardándose en sus hogares para evitar contagiarse del virus. Desde el Consejo Consultivo Adolescente y Joven del UNFPA, organismo de las Naciones Unidas encargado de la salud sexual y reproductiva, preparamos este material que busca responder preguntas clave sobre los cuidados que las mujeres embarazadas y madres de recién nacidos deben disponer durante esta cuarentena, y en este contexto.

El UNFPA vela por que las mujeres embarazadas y en edad reproductiva dispongan de información pertinente relativa a las precauciones que se deben tomar para evitar el contagio, los posibles riesgos y el acceso a servicios médicos oportunos.

¿Qué es esta enfermedad?

La Organización Mundial de la Salud explica que la COVID-19 “es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Los síntomas más comunes son fiebre, cansancio y tos seca, y una persona puede contraer la COVID-19 por contacto con otra que esté infectada por el virus”. 

“La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala”.

¿Cómo afecta esta enfermedad a las embarazadas? 

Hasta el momento no hay evidencia de que el embarazo constituya un factor predisponente para desarrollar cuadros graves en el caso de contraer la COVID-19, sin embargo, los datos disponibles todavía son limitados. 

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), a pesar de la falta de datos, “sí sabemos que las personas embarazadas tienen cambios en sus cuerpos que pueden aumentar el riesgo de algunas infecciones y que han tenido un mayor riesgo de enfermedad grave cuando se infectan con virus de la misma familia que COVID-19 y otras infecciones respiratorias virales, como la gripe”. 

Por su parte, la revista británica de medicina “The Lancet” coincide que si bien, “las consecuencias de la infección con SARS-CoV-2 para los embarazos son inciertas, hasta ahora no hay evidencia de resultados severos para madres y bebé, pero que, sin embargo, se debe considerar la posibilidad”. 

Por esto, afirman que “la experiencia reciente con el virus del Zika sugiere que cuando surge un nuevo patógeno, la comunidad de atención médica debe estar preparada para el peor de los casos. Por lo tanto, se necesitan urgentemente recomendaciones para el tratamiento de mujeres embarazadas con riesgo de infección por SARS-CoV-2”. 

Recomiendan que las embarazadas deben tomar las mismas precauciones que el resto de la población para evitar el virus: Lavado de manos constantemente, uso de desinfectantes, evitar el contacto social, mantenerse a uno o dos metros de las demás personas, evitar tocarse la cara, nariz, boca con las manos sin desinfectar, cubrirse al toser o estornudar con el codo, etc.

¿Se puede contagiar de madre a hijo? 

El MSPyBS afirma que, “todavía no se sabe si una mujer embarazada puede transmitir el virus a su feto o bebé durante el embarazo o el parto. Hasta el momento los estudios informan que no se ha detectado el virus en muestras de líquido amniótico o leche materna”. Por su parte, el CDC de EEUU, explica que “después del nacimiento un recién nacido es susceptible al contagio del virus de persona a persona”, y que, hasta el momento, un número muy pequeño de bebés dio positivo por el virus poco después del nacimiento. Sin embargo, se desconoce si estos bebés contrajeron el virus antes o después del nacimiento. 

De todos modos, es importante que toda embarazada y su pareja deben tomar las mismas precauciones que otras personas para evitar la infección por COVID-19. 

  1. Lavado frecuente de manos antes de tocar al bebé con agua y jabón por 30 segundos.
  2.  Permanecer en el hogar si posible.
  3. No tocarse la cara, nariz o boca cuando la madre esté con el bebé.
  4. Al salir de la casa, usar mascarilla cubriendo nariz y boca y mantener el distanciamiento físico de dos metros.
  5. Si se vuelve de la calle, bañarse y cambiarse de ropa antes de tocar al bebé.
  6. Al toser cubrirse con el codo o un pañuelo desechable y descartarlo inmediatamente.
  7. Desinfectar con alcohol al 70% o lavandina los productos que se traen de afuera y las superficies de la casa, (piso, picaportes, interruptores de luz, mesada de cocina, mesas, pasamanos de escaleras, incluyendo la cuna y el cambiador.) Los juguetes del bebé deben ser limpiados a diario con alcohol al 70%.
  8. Lavar la ropa del bebé por separado.
  9. En la casa, si alguien tiene síntomas respiratorios debe aislarse, consultar y usar tapabocas todo el tiempo.
  10. No morderse las uñas.
  11. No compartir mate, tereré ni utensilios de comida.

Amamantar en el caso de dar positivo al COVID-19

El MSPyBS explica que una mujer con COVID-19 sí puede amamantar a su bebé, si así lo desea, con las precauciones correspondientes. Es importante que no se separe a las mujeres lactantes de sus recién nacidos, ya que no existen pruebas que indiquen que los virus respiratorios se pueden transmitir mediante la lactancia. Para esto, deben seguir las siguientes medidas recomendadas por el UNFPA

  • Las madres que presenten síntomas y estén en condiciones de dar el pecho deben llevar una mascarilla cuando se encuentren cerca del niño, lavarse las manos antes y después de estar en contacto con él (lo cual también se aplica a la lactancia), y limpiar o desinfectar las superficies contaminadas.
  • Si una madre no está en condiciones de dar el pecho, se la debe animar a extraerse la leche, la cual puede servir para alimentar al niño utilizando una cuchara o un recipiente limpios.

A esto, el CDC suma:

  • Lavarse las manos antes de tocar cualquier bomba o botella y antes de extraerse la leche materna.
  • Siga las recomendaciones para la limpieza adecuada de la bomba después de cada uso, limpiando todas las partes que entran en contacto con la leche materna.
  • Si es posible, considere pedirle a alguien que alimente bien la leche materna extraída al bebé.
  1.  ¿Qué atención debería brindarse durante el embarazo y el parto?
    El MSPyBS recuerda que todas las mujeres embarazadas, incluso cuando se sospeche o se haya confirmado que tienen COVID-19, tienen derecho a recibir atención de alta calidad antes, durante y después del parto. Esto incluye atención de salud prenatal, neonatal, postnatal, intraparto y mental.
  2. ¿Qué otros cuidados deben tener en cuenta una embarazada actualmente?

Para la atención prenatal de calidad tener en cuenta las semanas de gestación para acudir a las consultas. 

  • 1° consulta: antes de las 12 semanas.
  • 2° consulta: entre las 22 y 26 semanas.
  • 3° consulta: entre las 27 y 32 semanas.
  • 4° consulta: entre las 36 y 38 semanas. 

Ante signos de alarma de algunos de los siguientes síntomas, consultar de inmediato al médico:

  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Dolor en la zona del estómago.
  • Dolor en el bajo vientre en forma persistente.
  • Dolor o molestias al orinar.
  • Visión borrosa.
  • Pérdida de sangre por la vagina.
  • Pérdida de líquido por vagina.
  • Mareo.
  • Convulsiones.
  • Manchas rojas en la piel o rash cutáneo (picazón en la piel).
  • En embarazos a partir del quinto mes, si sentís reducción o falta de movimientos del bebé, acudí a un servicio de salud inmediatamente.

Ante signos del COVID-19 llamar al 157. Los signos de alarma son:

  • Fiebre.
  • Tos.
  • Dolor de garganta.
  • Pérdida del olfato.
  • Pérdida del sentido del gusto.
  • Dificultad para respirar.
  • Congestión nasal.

 

Este articulo fue elaborado por el Consejo Consultivo Adolescente y Joven del UNFPA Paraguay, con el apoyo de la Oficial de Salud Sexual y Reproductiva de esta agencia.