Noticias

Sin mayor inversión en juventud, Paraguay arriesga su bono demográfico

20 Septiembre 2018
La mayor riqueza del Consejo Consultivo Adolescente y Joven del UNFPA es su diversidad en género, edad y campo de experiencia.

“En Paraguay el 56% de la población es menor a 30 años, es una fuerza importante que se está insertando en el mercado de la producción”, expresó Willian Aguayo, integrante del Consejo Consultivo Adolescente y Joven del UNFPA, durante el encuentro con la prensa para compartir la experiencia del primer año de trabajo de este mecanismo.

El mencionado Consejo reúne a 21 chicos y chicas diversos en género, edad y campo de experiencia. Ya sean activistas sociales, referentes culturales o personas vinculadas al sector privado, la heterogeneidad de sus integrantes es clara en cuanto al arraigo social, político e identidad cultural. Su trabajo se ha articulado en torno a la temática del bono demográfico paraguayo y a las oportunidades y desafíos que este conlleva. Lo que a la vez ha abierto el abordaje de todo el espectro de temas relacionados con la política pública referida a la adolescencia y la juventud, entre ellos los derechos sexuales y reproductivos.

“Consideramos fundamental el trabajo que realiza la Secretaría Nacional de la Juventud para regir estas líneas transversales en las políticas de juventudes y que esto se vea reflejado en los presupuestos de los ministerios. Rojeroviaiterei ko gobiérnore ha hi’ante oreve ikatu haguãicha ro mba’apo oñondivepa ha rojapo peteĩ propuesta de política ha’eva para todos los sectores sin discriminación, que incluya todas las realidades”, destacó la consejera Chiki Cardozo en guarani, idioma oficial junto al español, diciendo que están motivados para trabajar juntos con este gobierno en una propuesta política para todos los sectores sin ningún tipo de discriminación, inclusiva de todas las voces y las realidades de las juventudes de Paraguay.

Posteriormente, Willian introdujo el tema de inversión en juventud comentando que el Estado en el 2016 invirtió 131 dólares en cada joven, lo que significó menos de 1% del PIB. “Estos números son alarmantes, cuando el promedio de la región es de 700 dólares”, agregó Darmy Martínez, integrante del Consejo, y se preguntó “cómo es que no estamos teniendo un enorme signo de exclamación ante estos números. Cómo es que tenemos el discurso poético de que la juventud es el futuro si no invertimos hoy en este grupo etario. Corremos el riesgo que en el futuro sea una enorme masa de gente que no estudió, que no consiguió trabajo y que esta ventaja única del bono demográfico represente al final una enorme carga para el país en escasos 40 a 50 años nada más. Imagínense como esa inversión de menos del 1% se ve reflejada en las poblaciones más vulnerables de nuestro país, hablamos de las mujeres jóvenes del campo, de los jóvenes rurales, en quienes se acentúan estos obstáculos”.

El último tema que fue puesto en la mesa por el Consejo Consultivo fue el rol clave que cumple la Secretaría Nacional de la Juventud (SNJ). “La tarea de la Secretaría es fundamental desde su rol articulador y de monitoreo. Necesitamos avanzar en la transversalización del eje de juventud en las políticas públicas en general, puesto que no debe ser un abordaje aislado, por fuera. Hay que incorporarlo en cada una de nuestras políticas y así incidir en una mayor inversión en juventud”, remarcó el consejero Fernando Krug y añadió que este rol será más efectivo con una hoja de ruta clara, por lo que instó a Gianluca Giuzzio y Elías Bogado, representantes de la mencionada Secretaría, a que la institución retome lo avanzado y siga construyendo una política pública en la materia.

Al inicio del encuentro, Rocío Galiano Marés, Representante Auxiliar del UNFPA, expresó que “haber llegado hasta este momento ha sido para nosotras una travesía inspiradora, motivadora, alegre y que a veces nos ha deparado ante situaciones en las que las soluciones y caminos se fueron encontrando a medida que avanzábamos”, explicando la dinámica del Consejo y lo que ha significado institucionalmente para el UNFPA, en cuanto a su capacidad de adaptación, crecimiento y de acompañamiento al protagonismo de las chicas y chicos.

Sostuvo, además, que la retórica de que la juventud es el futuro, la esperanza, no ayuda a una efectiva participación protagónica de adolescentes y jóvenes y remarcó que ellas y ellos muchas veces no participan pero que no es por desinterés o porque no tengan ideas o no comprendan claramente la situación y las necesidades que atraviesan. “Muy probablemente es porque nuestras organizaciones, los partidos políticos, las ONG, la cooperación no hemos sabido encontrar la forma de representar estas voces de manera más orgánica. En esa búsqueda de cómo incorporar estas energías, para que tomen su protagonismo, es que surge esta iniciativa de la que hablamos y compartimos hoy”, destacó.  

También participaron de este encuentro, en su carácter de consejeras, Guadalupe Acosta, Kuña Jeju Vera, Milagros Gamarra, Ana Göetz y Catalina Escobar.

Texto: Carolina Ravera Castro.

Otros recursos: